Trabajo práctico de Geografía – Matías Ripoll y Juana Zufriategui

TRABAJO PRÁCTICO GEOGRAFÍA
Matías Ripoll y Juana Zufriategui

Unidad 7 – Riesgos de desastre y vulnerabilidad social.

En numerosos lugares se producen eventos de origen natural como inundaciones, erupciones volcánicas y accidentes tecnológicos. Cuando estos eventos afectan negativamente a una sociedad se dice que ha ocurrido un desastre. Estos, causan daños como pérdida de vidas, accidentes, destrucción de bienes, interrupción de servicios públicos, paralización de actividades productivas y contaminación de recursos naturales. Sin embargo, siempre, los más afectados son los más débiles; los niños y los ancianos.
Además, los desastres son complejos porque tienen origen en la interacción de fenómenos naturales y tecnológicos. Teniendo en cuenta esto, se los puede clasificar en cuatro grandes grupos:
Desastres naturales.
Desastres tecnológicos.

Desastres naturales que desencadenan un desastre tecnológico.
Desastres tecnológicos que desencadenan un desastre natural.

También, los desastres son eventos inesperados que irrumpen en la normalidad de una sociedad y, esta sociedad, solo puede desarrollar acciones de emergencias. Esta postura pone el énfasis en el desastre y no en el que lo padece. Finalmente, la ocurrencia de un desastre no hace más que poner en evidencia la situación de riesgo preexistente.

Para conocer el riesgo o probabilidad de que ocurra un desastre es necesario tener en cuenta los dos componentes sociales que se relacionan cuando esto ocurre: La amenaza y la vulnerabilidad.

Amenaza de desastre: La amenaza es el peligro de que un desastre ocurra y la capacidad de poder prevenirlo. Las amenazas se clasifican en tres categorías:
Naturales: Estas forman parte del entorno. El ser humano no puede intervenir para que ocurran. Estas se clasifican en geológicas, geomórficas e hidrometeorológicas o climáticas.
Socionaturales: Se producen por algún tipo de intervención humana sobre la naturaleza.
Tecnológicas: Se relacionan directamente con los procesos de producción llevados a cabo por los seres humanos.

La vulnerabilidad:

Esto hace referencia a las condiciones en las que se encuentra la sociedad para enfrentar un desastre. Estas condiciones dependen de las características sociales, económicas, políticas y culturales del grupo social en riesgo. Esto puede medirse mediante tres factores:
La fragilidad física: Es el peligro que enfrenta un asentamiento poblacional de ser afectado por un desastre por estar ubicado en la zona de influencia de un fenómeno peligroso.
La fragilidad social: Esto se relaciona con el nivel de fragilidad de la sociedad. Esto se refiere a la sociedad que lo sufre, en el lugar que lo sufre y en el momento que lo sufre.
La resiliencia: Se refiere a las posibilidades de una población para reponerse socioeconómicamente después del desastre. Esto, también, se determina por la cantidad de recursos con los que cuenta una comunidad y la capacidad de prevención del acto.

Finalmente, las condiciones de vulnerabilidad de una sociedad determinan la magnitud de los daños que podría causar si una amenaza de desastre se concretara.

Los riesgos de desastre son desiguales, esto quiere decir, que algunos grupos son más vulnerables que otros. Existen dos extremos, los más vulnerables, conformados por la población de menores recursos, sin educación, sin acceso a servicios de salud, con poca información, asentados en áreas amenazadas y habitan en construcciones humildes y precarias. En el otro extremo, se encuentran los menos vulnerables quienes tienen más acceso a los servicios y recursos. Un ejemplo es el desastre de Río de Janeiro en abril de 2010 el cual demostró la diferencia de vulnerabilidad en la población.

Los fenómenos geológicos tienen su origen en el desplazamiento de las placas tectónicas.
Estos desplazamientos pueden provocar 2 de los eventos naturales más temidos por la sociedades. Estos son los sismos y el vulcanismo.

La amenaza de desastres geológicos es mayor en las zonas de montañas y mayor es el riesgo. Existen herramientas para disminuir la vulnerabilidad pero todavía el humano no ha podido predecir con antelación la ocurrencia de estos fenómenos.
Los fenómenos geomorfológicos son procesos naturales que afectan la mayor parte de la superficie terrestre. Estos consisten en movimientos de de suelo, rocas o de los dos. Como la fuerza responsable es la de gravedad ocurren en zonas de desniveles. El origen de estos puede ser otro evento natural o las mismas actividades humanas, como la deforestación. Un ejemplo de desastre geomorfológico que suele ser causado por las acciones de los humanos, es el hundimiento de tierra que ocurre a causa del derrumbe de alguna estructura subterránea.

Los desastres de origen climático afectan a más del 80% de la población, de los bienes y las superficies del mundo. Los más extremos de estos desastres son los tornados, los huracanes, las sequías y las inundaciones. Estos eventos se desarrollan en espacios y tiempos diferentes. Un ejemplo son las sequías, que suelen abarcar en superficies extensas y durar muchos meses.
Existen dos tipos de vientos muy fuertes: El primero son los tornados, que son masas de aire en forma de embudo que giran a gran velocidad.

La segunda son los huracanes, que se generan por tormentas y pueden ser muy destructivos. Un ejemplo de huracán es el de Katrina, en los Estados Unidos que ocurrió en Agosto de 2005 y costó mas de 1.800 vidas.

Luego, existen las sequías que, a diferencia de otros procesos, suelen ser más prolongadas y afectar a zonas más amplias. Se dividen en sequía meteorológica(se presenta cuando las precipitaciones son inferiores a los promedios esperados), sequía hidrológica(cuando los cursos de agua superficiales y subterráneos están por debajo de los promedios esperados) y sequía agrícola(que se presenta cuando la humedad del suelo no es suficiente apta para el cultivo). Un ejemplo son las sequías de Sahel, en áfrica que es una franja semiárida ubicada al sur del desierto del Sahara. Se extiende entre los países más pobres del mundo y dado que la mayoría de la población se dedica a la agricultura de subsistencia y la cría de animales, es muy vulnerable a las sequías.

Finalmente, están las inundaciones que de todos los eventos climáticos son las de mayor efecto dañino y se producen por el desborde de un río, por lluvias torrenciales o por la suba de mareas más allá del nivel habitual. Estas, además de la pérdida de vidas humanas, provocan daños irreparables en las viviendas gracias a la erosión que realizan sobre los cimientos. Además, el desastre por una inundación está vinculado estrechamente con las condiciones de vulnerabilidad de la sociedad que lo padece. Esto quiere decir, que si la sociedad cuenta con edificaciones adaptadas para estas, planes de contingencia, sistemas de alerta temprana, refugios, recursos económicos y financieros pueden disminuir las condiciones de vulnerabilidad.

El desarrollo de la tecnología aumentar el bienestar de las personas, sin embargo, también dio lugar a accidentes de graves consecuencias para la sociedad, los bienes y el ambiente. Los desastres tecnológicos se originan exclusivamente por las acciones humanas. A pesar de que sean provocados por algún fenómeno natural, son consecuencia de la falta de previsión del riesgo de que ocurriera ese fenómeno. Además, suceden porque los sistemas de seguridad y control no son infalibles. En conclusión, los avances tecnológicos implican riesgos a pesar de que mejoran las condiciones de vida de las personas.
Existen tres ejemplos de desastres tecnológicos, el primero son los desastres nucleares.
La producción de energía eléctrica en centrales nucleares debe realizarse con estrictas medidas de seguridad que deben cumplirse durante todo el proceso. La amenaza de desastre en una planta nuclear es la contaminación radiactiva que se produce cuando se libera material radiactivo en la atmósfera. Esto quiere decir que el riesgo de contaminación es menor cuanto a más distancia está del lugar del accidente. En las últimas décadas hubo dos desastres de este tipo muy importantes. El primero ocurrió en Chernóbil, Ucrania en Abril de 1986 y fue debido a un error humano. El segundo, ocurrió en Japón, en marzo de 2011 y fue causado por un intenso terremoto.
También existen los desastres quimicos.
Estos son producidos por la emisión no controlada de los elementos tóxicos en la atmósfera o en el agua. Son desastres que afectan a las sociedad que habitan en zonas cercanas a donde ocurrió el accidente. Pueden tener diferentes causas, como un incendio o una explosión en una instalación donde se producen o manipulan elementos tóxicos. Además, estos desastres tienen un impacto directo en la salud de las personas involucradas o de las personas que habitan zonas cercanas. Un ejemplo de desastres químicos es el que se produjo en Bhopal, India el 3 de diciembre de 1984. Se estima que fue uno de los mayores desastres químicos de la historia matando a cerca de 20.000 personas.

Finalmente, están los derrames de petróleo.

50.000 litros de derrame de petróleo amenazan la costa de Tailandia

Estos, en la mayoría de los casos, ocurren durante el transporte de estos de los lugares de extracción hacia los de procesamiento, ya sea barcos, camiones o por oleoductos. Los lugares de mayor amenaza son el mar y las costas, además, afectan a los ecosistemas y producen numerosas pérdidas económicas. Un ejemplo es la ruptura de un oleoducto en enero de 2000 que fue la causa del derrame de más de un millón de litros de petróleo en la Bahía de Guanabara frente a Río de Janeiro. La mancha, de 50 kilómetros cuadrados, contaminó las aguas de la Bahía y sus playas.

HURACÁN SAN CALIXO
El Huracán San Calixto también conocido como el Gran Huracán de 1780, se llevó el récord de mayor número de muertes registradas, quitándole la vida a más de 22.000 personas, tras el impacto en las islas del Caribe como Barbados y Martinica entre otras.
Los daños que causó el huracán fueron tan inmensos que hasta la fecha de hoy no ha sido posible cuantificarlos. Tal como dice la universidad holandesa de leiden que existen una serie de registros que transporta hasta nuestros días el llamado “Gran Huracán” que devastó el Caribe entre los días 10 y 16 de octubre de 1780.
No hay cifras exactas sobre la tormenta pero se estima el huracán llevaba rachas de viento superiores a los 320 kilómetros por hora. La fuerza del viento fue a tal nivel que muchos de los navíos de guerra, amarrados en los puertos de Santa Lucía, quedaron destrozados en la costa. De los doce barcos de la flota Británica, que hacían escala en esta isla de caribe rumbo a las Indias Occidentales, sólo tres lograron escapar del San Calixto.

Las investigaciones indican que el sistema inestable se desarrolló en el mar del Caribe, en las islas del Cabo Verde, desplazándose hacia Barbados. Más tarde llegó a Puerto Rico, La Española y acabó tocando Florida. Esta imagen demuestra las zonas afectadas por el catástrofe.

Además, en la isla de la martinica este desastroso huracán levantó una marejada ciclónica de 7,6 metros de altura.
Este gran huracán ha pasado a la historia no solo por la cantidad de muertes sino también por sus pérdidas materiales.

Durante los seis días que ocurrió el huracán hubo un descenso de más de 22.000 personas en martinica, Saint Eustatius y Barbados. Un enorme número de las víctimas murieron en el mar. También muchas flotas holandesas y españolas se vieron impresionadas por el fenómeno. Los exploradores que fueron a ver los desperfectos que había causado el huracán, se encontraron con un panorama terrible y desolador. el huracán había destruido por completo esta zona del Caribe.
En esta primera imagen podemos ver claramente lo desastroso que fue este desastre y cómo comenzó su destrucción en el las costas del mar caribe.
En la siguiente imagen podemos ver como están las costas del Mar Caribe en este momento. Esto demuestra que a pesar de que fue muy vulnerable al desastre, logró sobreponerse y enfrentarse a las consecuencias.
EL nombre San Calixto proviene del nombre del santo del día en que entró o pasó cerca de alguna zona habitada.
Esta es una imagen que demuestra los daños que causó el huracán y en ella podemos ver que la ciudad quedó destrozada, sin materiales y recursos. A la vez también podemos analizar que el huracán movilizó el mar creando inundaciones en estas ciudades.
Para concluir, los desastres son ocasionados generalmente por falta de prevención. Por esta razón, debemos ser cuidadosos y precavidos por estos acciones. Una conclusión que pudimos sacar, es que la mayoría de los catástrofes suceden por falta de precaución. Las sociedades no tienen la capacidad de prever lo que sucederá y, debido a esto, terminan siendo sorprendidos por el desastre y no pueden actuar frente al mismo.
A través de esto que pudimos ver, nosotros pensamos que todas las sociedades y poblaciones deben tener la capacidad de estar preparados a una posible destrucción imprevenida. A pesar de que estas catástrofes sean inevitables, hay que estar atentos para poder enfrentarlo.

Fuentes:

– http://hurricanesolution.com/el-huracan-san-calixto-de-1780-el-mas-mortifero-de-la-historia/
– www.wikipedia.org
– Libro Geografía – Ambientes, territorios y poblacion en el mundo actual – Estrada (1) ES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *